El microuniverso Silicon Valley: Vol I - El Génesis

diciembre 26, 2022

Compartir esta nota

De un atisbo de esperanza, nació la revolución y de ella todo un mundo florecido que promete avanzar hacia dimensiones impensadas. En Silicon Valley todo estaba predestinado a ser: una mente brillante que supo hallar tierra fértil para sembrar la semilla del futuro y un selecto grupo de personas que aprendió a confiar en un proyecto naciente. 

“Las que conducen y arrastran al mundo 

no son las máquinas, sino las ideas” 

Victor Hugo, novelista francés (1802-1885)

Para hablar de Silicon Valley, no basta con un sólo artículo. Son tantos los sucesos que tuvieron lugar en estos lares, que sería casi imposible condensar todo en unas cuantas líneas. Por este motivo es que en la entrega de hoy vamos a abordar los cimientos de esta microciudad y por supuesto, los detalles más jugosos e interesantes de sus orígenes.

En un primer intento de comprender las raíces de este maravilloso lugar es conveniente traer a colación el análisis de algo tan básico como su nombre, “Silicon Valley”: traducido del inglés “Valle de Silicio”, esta zona emplazada en la bahía de San Francisco (California) comenzó a ser identificada bajo esta denominación debido a que el silicio -elemento químico metaloide- constituye la principal materia prima de la microelectrónica, además de ser el segundo elemento más abundante en la Tierra después del oxígeno.

El Génesis

Decretado el fin de la Segunda Guerra Mundial, la universidad de Stanford -fundada en el año 1885 por Leland y Jane Stanford en la granja familiar- empezó a acoger a antiguos alumnos ofreciéndoles oportunidades de trabajo y subvenciones a través de un proyecto que buscó dar utilidad a los terrenos en desuso que colindaban con la casa de altos estudios. Así nació el primer parque industrial universitario, conocido como Stanford Industrial Park, allí donde se planteó en un primer momento establecer espacios de trabajo colaborativo para quienes les quedaba chico el garaje de casa.

Este ambicioso proyecto quedó inaugurado en 1951 por Frederick Terman -profesor y rector de la Escuela de Ingeniería de Stanford-. Se podría decir que se trata de una paternidad compartida ya que William Shockley -inventor del transistor y fundador de Shockley Semiconductor Laboratory-, se convirtió en el primer empresario que cimentó sus bases en Silicon Valley. Esta última compañía introdujo el silicio como elemento semiconductor en sustitución del germanio, elemento que se empleaba en aquellos tiempos. 

Para entonces en la bahía de San Francisco ya existían centros de innovación para empresas tecnológicas. Según comentan los entendidos, Shockley era dueño de una mente brillante (obtuvo el Nobel de física en 1956), pero sus dones en los negocios y el arte del liderazgo eran bastante pobres. Por este motivo, Shockley Semiconductors perdió a 8 empleados (Blank, Grinich, Hoerni, Kleiner, Last, Moore, Noyce y Roberts) que al conformar una sólida camaradería dieron lugar a su propia empresa nombrada como Fairchild Semiconductors. En su lista de clientes VIP podemos nombrar a nada más y nada menos que a IBM. En 1966, dos de sus principales compradores de semiconductores fueron Texas Instruments y Motorola.

Kleiner, ambicioso por naturaleza, no dudó en invertir sus ahorros en otras empresas como Intel (fundada por Noyce y Moore), donde nació un invento paradigmático: el primer microprocesador integrado.  También tuvo la oportunidad de apoyar las inversiones en otras empresas de la rama tech como Segway, Netscape, AOL, Google, Flextronics, Electronic Arts, Macromedia y Sun Microsystems.

Lo que se erigió como una incubadora de innovación empezó a cobrar relevancia en la costa oeste gracias a la instalación de empresas como Varian Associates, especialista en la fabricación de componentes para radares militares y Hewlett-Packard, fundada por un dúo  graduado de Stanford -William Hewlett y David Packard-, enfocada en sus primeros tiempos en el diseño y creación de osciladores de audio. Lockheed fue otra de las primeras empresas en abrir sede allí, que más tarde sería la responsable de fabricar los componentes para la Estación Espacial Internacional.

Al presenciar los albores de una efervescencia tecnológica, empresas de prestigio como Bell Telephone Laboratories y Xerox -empresa de investigación y desarrollo innovador- lanzaron al mundo creaciones como las tecnologías Ethernet, PostScript y el concepto de GUI o Interfaz Gráfica de Usuario. En 1990, Kodak y General Electric también conformaron la lista de corporaciones que dieron el sí ante Silicon Valley.

El desarrollo

Durante la primera etapa de crecimiento de Silicon Valley, sus miembros se dedicaban a distintas ramas de alta tecnología como los semiconductores y aplicaciones derivadas. El trabajo relacionado a estos elementos dieron forma a lo que luego sería una pequeña gran ciudad de empresas innovadoras.

Con el tiempo llegaron Apple, Microsoft, Adobe y otras corporaciones del estilo, enfocadas en la microcomputación y en el software, cada vez más populares gracias a la revolución de los ordenadores domésticos y profesionales.

En la segunda mitad de la década de los 90 llegaron las empresas nacidas como páginas web, Yahoo! y eBay, que significaron el puntapié del ecosistema actual donde conviven de forma armoniosa aquellas empresas que ofrecen servicios online junto con las que venden tecnología física y digital.

Silicon Valley en 5 datos curiosos

  1. No es sólo un valle: Silicon Valley abarca una extensa zona del sur de la bahía de San Francisco, pero en realidad va mucho más allá del valle. Silicon Valley se ha extendido hasta la mitad sur de la Península de San Francisco, algunos puntos de la ciudad de San Francisco y su área metropolitana, el condado de San Mateo y parte del condado de Marin.
  1. El nombre “Valle de Silicio”: en 1971 el periodista Don Hoefler escribió una serie de artículos en el periódico “Electronic News” y eligió como título de su columna semanal “Silicon Valley”, popularizando la expresión. 
  1. Silicon Valley, la serie: la cadena de Televisión HBO produjo una serie que se estrenó en abril de 2014. Su protagonista, Richard Hendricks, encarna el personaje de un programador que desarrolla una app de música.
  1. La NASA y el Ejército hacían pruebas allí: antes de la llegada de HP y el resto de gigantes tecnológicos que se instalaron a continuación, Silicon Valley era una zona casi desértica donde la NASA y el Ejército de los Estados Unidos hacían pruebas, quién sabe si relacionadas de alguna manera con la misteriosa Área 51.
  1. Una microciudad fundada por universitarios: un profesor convenció a dos alumnos graduados para que se instalaran en los nuevos laboratorios de innovación -del proyecto Stanford Industrial Park-. Era una zona amplia, muy bien comunicada y barata. Berkeley y Stanford, dos de las universidades más importantes del mundo, están en Silicon Valley, al igual que la Universidad de Santa Clara.

¡Te invitamos a seguir de cerca esta serie especial y exclusiva de notas sobre Silicon Valley, para viajar por unos minutos hacia la meca de la tecnología!

Compartir esta nota

Leer más notas

Inbound marketing: una mamushka gravitacional

Leer articulo

El microuniverso tech Silicon Valley: Vol III - Google Bay View, el campus sostenible de Google Inc.

Leer articulo

Metodologías ágiles en el metro de Tokio

Leer articulo

No te pierdas

Suscríbase a nuestro boletín mensual para recibir las últimas novedades directamente en su buzón de correo.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram