septiembre 28, 2023

Design Sprint: todo lo que tenés que saber acerca de esta metodología

El mundo empresarial, inmerso en este universo acelerado, con cada día que pasa se vuelve más competitivo, lo que les exige a las empresas incorporar constantemente nuevas herramientas creativas e innovadoras.

Las metodologías ágiles son herramientas que aparecieron hace poco más de 20 años, con el objetivo de que el proceso de entrega de un proyecto sea más eficiente. Se trata de conjuntos de técnicas aplicadas en ciclos cortos de trabajo que se hicieron populares en un montón de empresas alrededor del mundo, principalmente por el auge del “Home Office” y la importancia que cobró la tecnología en nuestras vidas.

Una de las tantas formas de trabajo que responden a esta metodología, es el Design Sprint.

“Si te interesa saber más a fondo qué es el Design Sprint y cuáles son las fases de esta metodología, hace click acá

¿QUÉ COSAS DEBO TENER EN CUENTA?

1- En primer lugar, que no hace falta que todos los del equipo de trabajo sean expertos y cerebritos en áreas de diseño o desarrollo web. La idea central del Design Sprint, y donde radica su utilidad, es compartir ideas y conocimientos respecto a un problema en específico, por lo que el perfil profesional no tiene mucha importancia a la hora de emitir opiniones y aportes.

2- La diversidad de disciplinas dentro del equipo de trabajo, es fundamental. Cuantas más mentes colaboren, más información y conocimientos vamos a tener a disposición, y si a eso le sumamos que provienen de diferentes campos de estudios, mejores posibilidades vamos a tener aún. 

Sin embargo, la multidisciplinariedad funciona siempre y cuando exista la colaboración, el respeto y la confianza entre todos los miembros del equipo.

3- Además del trabajo en equipo, es muy importante que quienes pongan en práctica el Design Sprint, tengan una actitud abierta al cambio. Por tratarse de una metodología innovadora, que rompe con los esquemas de trabajo tradicionales, es posible que algunos no estén familiarizados. Por eso es fundamental que todo el equipo mantenga la mente abierta.

4- No siempre obtenemos como resultado un producto 100% terminado. Lo fundamental de este proceso es que funcione como un “faro” que nos guíe y nos muestre el camino que hay que seguir. Nos sirve para determinar el punto de partida y una excelente base para nuestro proyecto. Aunque no consigamos el resultado final completo, vamos a poder descartar todas las ideas no viables o menos convenientes y dilucidar posibles errores con anticipación.

¿CUÁNDO ES BUENA IDEA USAR EL DESIGN SPRINT?

El Design Sprint es una excelente opción para aplicar en una gran variedad de proyectos, sobre todo en aquellos que suponen un alto riesgo porque desarrollarlos implican invertir mucha plata y tiempo (que quizás muchas veces no tenemos).

También es una buena alternativa para aquellos proyectos que se encuentran estancados o paralizados. Esta metodología puede darle a tu negocio ese “empujoncito” para que vuelva a la marcha otra vez.

Otro caso en el que se puede utilizar esta metodología, es cuando tenemos solo la idea en nuestra mente, sin un producto físico. El Design Sprint te va a ayudar a saber si tu idea es viable o no, y si es lo que los usuarios efectivamente necesitan.

Por último, si tenés un super proyecto armado, pero trabajás dentro de una empresa con una estructura muy jerárquica y burocrática, el Design Sprint va a permitirte darle argumentos sólidos a tu plan, además de validarlos, para que destaque al momento en que se lo presentes a tu jefe.

EN RESUMEN…

El Design Sprint es una metodología ágil muy utilizada tanto en las grandes empresas como en startups, con muchos casos de éxitos cuando se sigue al pie de la letra su proceso. Sin embargo, no todos los proyectos son aptos o necesitan usar esta herramienta.

Pero, ¿cómo estar seguro de si mi proyecto lo necesita o no?

Les compartimos esta guía de 5 preguntas, creadas por Xander Pollock y Richard Banfield, dos de los más grandes referentes de Design Sprints en la industria digital:

  1. ¿Tenés un problema específico que requiere una solución?
  2. ¿Es un problema complejo que no tiene una solución obvia?
  3. ¿Necesitás un equipo multidisciplinario para resolver ese problema?
  4. ¿Es un problema lo suficientemente grande como para invertir cinco días de trabajo en él?
  5. ¿Tu organización necesita innovar para responder a la demanda del mercado?

Si la respuesta final es “SI”, entonces seguramente el Design Sprint sea beneficioso para tu empresa.

Javier Stagnetto
Compartir esta noticia
menumenu-circlecross-circle
Open chat
Hola! te responderemos lo antes posible.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram