Coworking en un templo japonés: el Hacker Dojo

En la ciudad californiana de Mountain View -metropolitana por excelencia dentro del Silicon Valley- el aire que se respira huele a tecnología pura. Conocida internacionalmente como la meca de las grandes corporaciones IT -Google, Microsoft, Linkedin, Adobe, Fundación Mozilla-, no sólo alberga construcciones de deslumbrante arquitectura sino también actúa como incubadora de innovación desde espacios de coworking.

Sobre una de las tantas avenidas que dan forma a la ciudad tech se alza un edificio de aproximadamente 1830 metros cuadrados, conocido bajo el particular nombre de Hacker Dojo. Mitad hacker, mitad dojo. Una curiosa manera de describir las raíces de este sitio que da la bienvenida a cientos de personas que desean trabajar en equipo. 

El ADN coworking

En japonés “dojo” significa “lugar del despertar”, una concepción acertada si la unimos con la informática. ¿Qué mejor lugar para abrir la mirada creativa que no sea en la cuna de las computadoras? Simplemente genial.

Desde su fundación en el año 2009 -nació como proyecto durante un Hackatón- fueron claros los cimientos culturales de este gran espacio de coworking. Un gran bloque de cemento que almacena a modo de CPU decenas de compartimentos listos para inspirar nuevos algoritmos o nuevos inventos, por qué no.

Todo se trata de unir a miembros, voluntarios e invitados que buscan involucrar a la comunidad a través de intereses compartidos, proyectos de código abierto y colaboración.

Los conceptos bañaron de graffitis las paredes con tigres que se transforman en robots o con universos paralelos llenos de redes y conexiones. En cuanto a las salas de coworking, se encuentran disponibles los típicos tablones blancos con decenas de computadoras de escritorio listas para ser encendidas.

Al mismo tiempo hay localidades para que cada miembro o visitante lleve su laptop personal y pueda usarla a gusto y piacere durante su estadía. En sí, Hacker Dojo cuenta con espacios para todos los gustos: con luz solar y con luz artificial.

Un bonus track

Ahora bien, ustedes se preguntarán ¿qué tiene de especial este espacio de coworking? Bueno, entre las diversas comodidades que ofrece podemos nombrar la existencia de 2 laboratorios creativos. Uno llamado “Sala de Láser” y otro “Laboratorio de Electrónica”.

Ambos cuentan con herramientas que pueden cortar, taladrar, picar y moler. Como así también permiten la utilización de al menos 2 impresoras en 3D para aquellos que deseen trasladar sus ideas a algo totalmente concreto y físico.

Asimismo en una de sus icónicas paredes se pueden observar cuadros de honor con listas de marcas reconocidas y personas de la esfera IT que hicieron aportes económicos para solventar la existencia y mantenimiento de este “templo informático” del coworking.

Más que una sala de coworking

Fiel a su estilo descontracturado y altamente innovador, este espacio de trabajo colaborativo también regala a sus visitantes y miembros, habitaciones de esparcimiento con sillones mullidos, heladeras con refrigerio, bibliotecas repletas de libros de amplia temática, televisores y mucho más.

Por regla general si una persona que no es miembro encuentra un asiento libre en la sala principal puede sentarse totalmente gratis, mientras que los invitados y los miembros pueden hacerlo en el espacio principal, la sala de eventos y el aula.

Desde el espacio de coworking Hacker Dojo se busca incentivar las conexiones de networking a través de las múltiples divisiones con las que cuenta el establecimiento, dejando de lado el concepto de “adueñarse” de un mismo sitio sólo por comodidad. La idea es dar apertura a nuevas ideas constantemente.

Por este mismo motivo Hacker Dojo mantiene la política de la colaboración inclusive en los espacios donde reinan los bocadillos dulces y salados: la cocina. Todo debe ser partido en 2, es decir, pensar la comida para dos. Todo es de todos. Todos somos uno y uno somos todos.

Extras

En el caso especial de que algún miembro desee contar con una oficina privada libre de interferencias, existen membresías específicas para esto que incluyen un escritorio y acceso restringido al espacio único, de manera que la persona pueda dejar sus pertenencias en el sitio de coworking durante toda la noche.

De la misma manera para quienes tengan la necesidad de realizar eventos temáticos o simplemente reuniones, lo pueden hacer desde sus divisiones especialmente diseñadas para acoger a una gran cantidad de visitantes: pizarras blancas para escribir y garabatear, televisores, proyectores y  servicio de Wi-Fi libre y gratuito durante la jornada de exposición.

Telepresencia en Hacker Dojo

Aquí algo para acotar: en este lugar de coworking se presta un servicio de última generación para aquellos que necesitan estar presentes, ya sea durante una conferencia o meeting laboral, de un modo distinto. Para eso Hacker Dojo cuenta con al menos 4 robots que traen a la “presencialidad” a asistentes que no se encuentran físicamente allí.

Se trata de unos robots similares a la constitución de un monopatín, que muestran una pantalla en su extremo más alto donde se visualiza el rostro de la persona. El dispositivo también brinda la posibilidad de que la “persona” se pueda movilizar de un lugar a otro con la ayuda de un par de ruedas que facilitan el traslado por toda la sala. Increíble, ¿no?

Todas las redes que funcionan en Hacker Dojo son supervisadas por el área técnica, ya que dado el caso de que se visualicen comportamientos extraños como tráfico de contenido ilegal y protegido por derechos de autor se realiza una cancelación automática de la membresía.

Merchandising by Hacker Dojo

Este maravilloso templo de la informática no deja nada librado al azar, puesto que en un sector del edificio existe un mostrador repleto de remeras, tazas y anteojos con modelos infinitos sobre la temática Dojo.

Visto de esta forma, una marca de coworking que busca promocionar y exteriorizar el espíritu de la apertura a través de los textiles y la cerámica es una marca que busca la permanencia y la conexión con sus clientes de la manera más inteligente posible. Crear una comunidad que fomente la innovación tecnológica es la misión de esta mítica cuna de hackers y amantes del universo tech.

Inside Sales, un nuevo trabajo ha nacido

Con la irrupción del teletrabajo en las organizaciones del mundo, una revolución laboral viene desarrollándose hasta el punto de crear las condiciones ideales para la generación de nuevos puestos de trabajo, como el de Inside Sales, adaptados a las nuevas tecnologías y necesidades del presente.

Es un hecho innegable que el trabajo home office abrió infinidad de puertas para millones de personas, que desde sus hogares pueden disfrutar de la comodidad de usar un par de pantuflas o bien aprovechar la calidez que nos regala una buena taza de café negro.

En consecuencia, gerentes y encargados de recursos humanos vieron en el panorama desolador de la hibridez -al menos durante los primeros tiempos-, una oportunidad de apertura al cambio. Una posibilidad de diseñar perfiles 100% remotos que sean capaces de acoplarse al modelo de negocio de cualquier empresa y que además, colaboren de forma sustanciosa al cumplimiento de los objetivos comerciales de la misma.

Así es como nace el área conocida como Inside Sales

Cuando hablamos de Inside Sales nos referimos al equipo de profesionales que se dedica a comercializar productos y servicios de manera totalmente remota, con la ayuda de soluciones tecnológicas que reemplazan el contacto cara a cara que ofrecen las técnicas de venta tradicionales.

Gracias a esta nueva metodología, los representantes de ventas son capaces de prospectar, nutrir y convertir a los potenciales clientes en embajadores de la marca. El inside sales es ampliamente utilizado en modelos de negocio del tipo B2B -Business to Business- y B2C -Business to Consumer- de ticket alto. La tarea de enamorar requiere del armado estratégico de campañas y mensajes persuasivos que sólo pueden ser abordados por profesionales altamente calificados.

A diferencia del telemarketing, una de las diversas particularidades de esta nueva rama radica en que además de ocuparse de garantizar un proceso online de pre venta, venta y postventa exitosos, el encargado de desarrollar inside sales brinda un beneficio extra: trabajar desde una visión de consultoría, algo sumamente necesario para saber actuar en el momento y sitio correcto.

Entre el compendio de tareas a cumplir, los vendedores online tienen que encargarse de detectar oportunidades, realizar llamadas telefónicas a los contactos más fríos, enviar y contestar mails, empleando canales de comunicación preestablecidos. Desde el inicio de la búsqueda, no basta con la intención de captar el interés en el prospecto, sino que también es importante construir una relación con el lead y así alcanzar el objetivo final: la venta del producto o servicio.

Los roles dentro del departamento de Inside Sales

Por regla general, podemos encontrar dos grandes grupos dentro del departamento de ventas interno. Por un lado, los Representantes de Desarrollo de Ventas o Sales Development Representative (SDR) y por el otro, los representantes de desarrollo comercial o Business Development Representative (BDR).

Quienes pertenecen al primer grupo son los encargados de ponerse en contacto con los clientes potenciales de pequeñas y medianas empresas, que hayan mostrado interés marcado en alguna estrategia CTA o Lead Magnet -entrar a un sitio web o suscripción freemium por ejemplo-, para luego analizar los datos y plasmarlos en una plataforma de CRM -del inglés Customer Relationship Management-. Esta base de datos contiene información sumamente valiosa para los ejecutivos de ventas, quienes se encargarán de completar el proceso de forma remota.

De manera similar, pero atacando un frente de mayor jerarquía comercial, podemos encontrar al segundo grupo o BDR. Éste es quien se va a ocupar de establecer un contacto con las grandes empresas, detectando oportunidades empresariales de alto nivel. Del mismo modo que el SDR, luego de afianzar el vínculo comunicacional con el cliente, la base de datos estará lista para ser elevada al siguiente nivel, de la mano de un account executive. Al mismo tiempo, una segunda labor constituye personalizar las soluciones para aumentar la satisfacción del cliente y mantener la actualización de nuevos productos, servicios o planes de pagos de la empresa.

5 razones para sumar un equipo de Inside Sales a tu empresa

Design Sprint: el día que LEGO revolucionó su organización

Con más de 90 años de presencia en la industria de la juguetería -y sus icónicos ladrillos de construcción para niños-, la compañía de origen danés no pierde oportunidad para actualizarse en términos de innovación organizacional. Esta vez con Design Sprint. 

Siguiendo el espíritu que emula su nombre -”jugar bien”-, la compañía de juguetes encontró en un momento de estancamiento, la oportunidad ideal para organizar una revolución que acabara con los modelos de producción y gestión tradicionales. La cúpula directiva sabía muy bien que para permitirse nuevos horizontes había que gestar un cambio desde las raíces, y no algo meramente superficial. Ellos sólo querían una cosa: dejar de lado el aburrimiento del hábito para dar lugar a una nueva etapa -con ayuda de Design Sprint- en donde la diversión y la proactividad se convirtieran en la cultura de trabajo.

Así fue como se dispuso de forma repentina una pausa a nivel general, en todos los departamentos de la compañía, durante dos meses, con el fin de educar y aplicar una nueva metodología que prometía no sólo cumplir con el nuevo objetivo, sino también, provocar un impacto profundo y masivo que atraviese a toda la organización.

En este caso, LEGO optó por considerar como vía de innovación a la metodología diseñada por Google y que luego fue compartida con otras industrias, llegando a ser altamente empleada por muchos equipos: Design Sprint. 

Desde el plano conceptual, el Design Sprint es un proceso comprobado para diseñar y crear prototipos, midiendo el impacto de una idea en un lapso de 3 a 5 días. Sirve para resolver desafíos específicos mediante la creación de nuevos productos o refinamiento de los ya existentes.

La particularidad de esta herramienta radica en la oportunidad que ofrece a la hora de enfocarse exclusivamente en las ideas (el qué), en lugar de descifrar las acciones necesarias para concretarlas (el cómo). Si bien tiene una configuración fija de pasos, el resultado puede ser tan flexible y variado como el equipo que lo lleva a cabo necesita que sea.

LEGO + DESIGN SPRINT

Y un día tenía que suceder. El área gerencial de la compañía danesa se percató de una necesidad evidente: un cambio radical en la forma de trabajar. Sin demasiados preámbulos, se tomó la decisión de detener por completo tanto la línea de producción como a los departamentos internos para que el efecto fuera realmente extremo y llamativo. Una transformación organizacional a escala que sin lugar a dudas, dejaría huellas y algo de camino recorrido para muchas empresas que aún desconocen la innovación de empresas.

De abril a junio de 2017, una gran parte de la agencia interna de LEGO dejó de lado sus trabajos diarios y se embarcó en el afamado Design Sprint.

Fueron dos meses de entrenamiento arduo para facilitadores y colaboradores, en donde la misión primaria era clara: que todos y cada uno de los miembros de Lego sean expertos en Design Sprint. ¿La particularidad? Trabajarían con objetos físicos, no sólo virtuales.

Lo innovador de esta convocatoria tuvo que ver con la determinación de los roles y recursos durante el proceso de escalamiento en toda la compañía, con una duración de dos meses.

En este sentido, se llamó a la creación de una “torre de control”, donde un equipo de cinco directores creativos que ayudaron a detectar los desafíos a resolver, tuvieron la tarea de escribir breves resúmenes de sprint y se presentaron para ayudar a facilitar los sprints individuales.

Una de las primeras etapas que se llevó a cabo fue la reunión de la cúpula gerencial. En ella se repartieron las copias del libro de "Sprint" junto con el cronograma diario, que se ejecutaría cada lunes durante los siguientes dos meses restantes. En términos de trabajo colaborativo, se elevó una regla general: prepararse para el próximo ejercicio mientras el equipo está trabajando.

El rediseño del flujo de design sprint implicó el establecimiento de sólo 5 días de trabajo. La idea principal consistía en diseñar un método que fuera rápido de aprender -por los colaboradores- y fácil de aplicar en cuanto a la resolución de los problemas. En estos casos, tomarse la molestia de diseñar y personalizar un nuevo proceso era algo que no se podía realizar. Siguiendo estos lineamientos, el objetivo principal era producir los mismos resultados, una y otra vez, durante un corto período de tiempo.

La revolución del Design Sprint 

Esto se trataba de generar un marco de trabajo de baja inversión y factible de ser aplicado sin demasiada preparación y experiencia. Asimismo se buscó obtener un giro de 360° para conseguir resultados mucho más rápidos y visibles, a través de la práctica de Design Sprint.

Así fue como las personas terminaron aceptando el reto, puesto que vieron que todo encastraba correctamente. Siendo que se trataba de un experimento corto que llegó como un relámpago cautivante que cumplió con sus fines, logrando resultados inmediatos. Otra de las premisas que se buscó cumplir fue involucrar a todos los colaboradores y crear una masa crítica que invada a la compañía en su totalidad. Esto tuvo como consecuencia un impacto masivo que llamó la atención de todos.

La torre de control

En estos casos, es muy posible que uno de los intervalos del modelo Design Sprint no requiera una preparación excesiva, pero coordinar docenas de ellos requiere mucha planificación. En esto se pensó en la idea de crear formas de agilizar los sprints: crear una suerte de “torre de control de tráfico aéreo”, con un grupo de directores creativos -ocuparon el rol de facilitadores en esta instancia- que además de enseñar los pasos a seguir a sus equipos, tenían la tarea de convertirse en centinelas de los sprints. 

Se procedió a brindar charlas motivacionales a los facilitadores durante las mañanas, junto con un breve reagrupamiento nocturno, para realizar las retrospectivas adecuadas todos los jueves. Durante los primeros tiempos esta acción permitió que los gerentes puedan desglosar sus jornadas de trabajo, pero a medida que iban avanzando las semanas, estas reuniones revelaron problemas cotidianos como la falta de recursos. 

Resultados

En la primera semana del entrenamiento, LEGO logró 10 sprints simultáneos y en menos de un año completaron más de 150. Con esto se pudo efectuar un cambio duradero, donde los sprints se convirtieron en un elemento permanente para trabajar de manera ininterrumpida. Con tanta gente trabajando al mismo tiempo, el ambiente laboral se tornó mucho más amigable y animado oficina, forjando nuevas y sólidas conexiones.

Desde el experimento inicial de 2 meses, la compañía completó más de 150 sprints de diseño. En el medio se realizaron prototipos y entregaron docenas de productos. La aceptación de los prototipos se convirtió en productos y prácticas reales. Sin dudas, la puesta en marcha de Design Sprint fue un éxito rotundo.

Reuniones de trabajo: los 5 errores más comunes

Se podría decir que para una cantidad interesante de personas esta clase de reuniones son similares a las relaciones amorosas fallidas: te dejan un sabor amargo a primera de cambio, pasado un tiempo inicia la fase de “escape perfecto” para activar tácticas resbaladizas y al final del ciclo, como si fuera poco, hay que aprender a convivir con ellas porque lo que no te mata, te fortalece.

Un cóctel de sensaciones similares a las descritas son las que dan forma a la jornada de trabajo de aquellos mortales que pertenecen -especialmente- a organizaciones tradicionales con más altura que la cima del monte Everest. Vale aclarar que esto no excluye a los integrantes de algunas empresas tecnológicas que todavía no se subieron al tren de la facilidad organizativa. 

Porque nadie es perfecto y todos cometemos errores alguna vez, traemos un ranking de los errores que se producen con más frecuencia durante las reuniones de entorno laboral, para que sepas cómo abordarlos y mejorar tu experiencia como guía. A continuación: 

Error 1: objetivo indefinido y poco claro en las reuniones

Si el objetivo principal de la reunión no es claro, pueden suceder dos cosas: los participantes no pueden comprender por qué tienen que estar presentes o puedes convocar a las personas equivocadas.

SOLUCIÓN: explicar el objetivo al comienzo de las reuniones y escribirlo en una pizarra blanca para mantenerlo visible durante la reunión. Preguntarse de qué manera se espera que cada persona contribuya a la discusión. ¿Esperas que te proporcionen ideas o comentarios?

Error 2: convocar a las personas equivocadas 

No es necesario ni recomendable que todos los miembros asistan a cada reunión. Si los objetivos y los temas de la agenda no les corresponden, las personas se empiezan a distraer fácilmente -chequean su casilla de mails o la hora en el celular-, dejando de contribuir a la discusión. Otro error es no incluir a las personas con mayor interés en el tema, que tienen información clave para la discusión o bien, deben tomar parte en su implementación. 

SOLUCIÓN: explica la razón y los objetivos -lo que se espera de los asistentes en esa oportunidad- de la reunión tanto en la convocatoria como al inicio de la misma.

Si la agenda incluye temas que corresponden sólo a una parte del equipo, inclúyelos luego de haber visto los tópicos que involucran a todos. 

Error 3: empezar y terminar tarde

En cuantiosas organizaciones, la impuntualidad tanto al inicio como al cierre de las reuniones de trabajo es un error tan común que terminó por convertirse en una norma. Esto se traduce en que muchas personas llegan a la hora pautada pero deben tomarse la molestia de esperar a quienes llegan tarde. De esta forma el tiempo se desperdicia, la energía se dispersa y el costo de oportunidad de reunir al grupo crece minuto a minuto.

Es total responsabilidad del líder establecer y aclarar la hora de inicio-fin de cada una de las reuniones.

SOLUCIÓN: si en tu organización la falta de puntualidad se ha convertido en un acto frecuente durante las reuniones laborales, es necesario enviar mensajes aclarando que las reglas han cambiado tantas veces como sea necesario hasta que ocurra un cambio de actitud.

En el caso del facilitador, éste debe procurar contar con todos los recursos necesarios antes de iniciar sus reuniones para evitar contratiempos.

Error 4: no contar con una agenda temática

Si buscas que el equipo llegue de manera puntual y esté listo para contribuir al objetivo dispuesto con antelación, es de suma importancia preparar una agenda y hacerla circular -a través de algún canal de comunicación interno- con un mínimo de 24 horas previas a la convocatoria.

En este sentido, la falta de antecedentes sobre el tema a abordar y que además, nadie se encuentre preparado para presentarlo es una situación frecuente que también se debe eliminar.

SOLUCIÓN: se debe programar el tiempo para planificar la agenda, de preferencia varios días antes de la reunión. En el caso de que sea necesario, recurrir a otros compañeros para consultar y debatir sobre la lista de temas y su orden de prioridad.

Error 5: muchas palabras y cero acción

Las reuniones laborales no sirven únicamente para hablar sin cesar por minutos incontables, sin llegar a una conclusión. Para evitar la fuga de tiempo ocasionada por discursos sin fin, es menester definir de antemano el objetivo principal del encuentro, respondiendo a las siguientes preguntas: ¿qué se espera del grupo en esta sesión?, ¿generar ideas?, ¿evaluar opciones? o ¿tomar una decisión?

Sin claridad sobre la meta, no se sabe cuándo se puede cerrar la exposición y avanzar a otro tema por ejemplo. 

Antes de cambiar el tópico o bien dar por concluida la reunión, se debe lograr un buen resumen sobre lo que se ha logrado hasta el momento, definiendo los próximos pasos, quiénes serán los responsables de cada tarea, y por último, los plazos a cumplir.

SOLUCIÓN: durante las reuniones procurar que todos los asistentes cuenten con un registro sobre los temas a tratar y los compromisos asumidos para el seguimiento de los tópicos. Enviar dichos registros por mail a cada persona, para luego facilitar un posterior análisis de avance en el futuro encuentro.

Otra opción que se puede adoptar es establecer una norma en la cual nadie hable dos veces sobre un determinado tema, hasta que todos los que quieran participar, tengan la oportunidad de hacerlo. Otra norma que se puede dictaminar es buscar una solución al problema cada vez que los colaboradores se reúnen.

Cultura de innovación en tu empresa: 6 claves para implementarla

El sueño dorado de toda empresa es ser comparable con marcas reconocidas como Google o Disney. Pero no sólo con la imagen que proyecta cada una de ellas, sino también con los cimientos culturales que condujeron a estas corporaciones a ocupar el top 5 de los mejores sitios para trabajar a nivel mundial. Se dice que hoy en día, aquella marca que no considere a la innovación como elemento de la cultura organizacional, tiene los días contados.

Innovación, innovación. A simple vista parece ser una palabra simple y común, pero lo que aún se está descubriendo es que su aplicación a la vida real brinda un crecimiento y alcance inusitados. De raíces latinas, este vocablo sugiere el concepto de “implementar algo nuevo”. Algo nuevo que permita fusionar las soft y hard skills para potenciar la propuesta de negocio, con metodologías de trabajo que además de motivar al capital humano, brinde soluciones rápidas a desafíos en el menor tiempo posible.

Para que una organización cumpla con el check list de los requisitos para merecer el título del éxito, la implementación de un plan de comunicación interno que se base en la innovación, no solo va a dar paso a una revolución positiva a nivel laboral, sino también va a sentar las bases de un ecosistema rico en valores que defiendan la resiliencia, la creatividad y el respeto.

TOC, TOC, me llaman innovación

En palabras de Scott Noppe Brandon, director ejecutivo del Lincoln Center Institute, supo afirmar que la innovación es un proceso que consta de 3 estadios hasta llegar a ella: primero la “imaginación”, analizada como la capacidad de concebir nuevas realidades desde lo que todavía no existe. En segundo lugar, la imaginación aplicada favorece la aparición de la “creatividad”, como un acto que produjo la mejora de una forma. Esto es lo que termina originando a la “innovación”, allí donde se aprecia una creatividad novedosa que permite ver las cosas desde otro punto de vista.

Según la última encuesta realizada por Boston Consulting Group (BCG), la compañía de la manzana -Apple- ocupa el primer puesto en el ranking de las empresas más innovadoras del mundo. En segundo lugar, tercer y cuarto lugar podemos encontrar a Google, Amazon y Microsoft. El quinto lugar es ocupado por Tesla y luego aparecen Samsung, IBM y Huawei. Como dato de color acerca de este estudio, 16 de las 20 compañías más innovadoras a nivel mundial pertenecen al área de la tecnología y el software.

A nivel regional, según la revista Fast Company, la empresa que se erige como la protagonista del top 10 sobre las empresas más innovadoras de Latinoamérica, es nada más y nada menos que el unicornio argentino, Mercado Libre. En segundo lugar podemos identificar a Nuvocargo -compañía de logística digital- y luego a Kavak -empresa de vehículos usados-, ambas firmas de México.

Claves para sumarte al squad de innovación global

Además de atender a los siguientes postulados, es necesario comprender que para implementar una estructura de tales características también incluye el trabajo conjunto entre las áreas Tech y Business de cualquier organización. Ambas deben concebir una única visión acerca del modelo de negocio y las maneras de activar las tácticas en el día a día , además de la resolución de problemas flexible y veloz, propia de esta nueva filosofía corporativa.

Sin más rodeos, te presentamos a continuación, los 7 puntos esenciales para revolucionar tu cultura organizacional:

  1. Establecer una cultura de la experimentación: esto permite asumir desafíos de forma rápida y segura a través del famoso “prueba-error”. Con esta mentalidad de startup es posible desarrollar los primeros MPV que sirvan como hitos en la línea del tiempo para terminar de darle forma al producto final.
  1. Incrementar los presupuestos: todo lo que implique innovación o transformación, requiere de una inversión generosa. Es conveniente dedicar un 10 a 20% de los recursos y energía para el diseño, planificación e implementación de esta nueva cultura. El consejo es plantear marcos de trabajo con un horizonte de 2 a 3 años.
  1. Adoptar metodologías ágiles: aprender a proyectar las acciones en el tiempo y saber distribuir los roles y sus tareas, brinda un framework esclarecedor y favorecedor para economizar recursos y tiempo.
  1. Consolidar el trabajo híbrido: que los colaboradores puedan trabajar de manera remota o semi presencial, cumpliendo con sus tareas previamente asignadas para implementar el objetivo de innovación empresarial, combinando el conocimiento interno con la atracción de talento.
  1. Investigar las tendencias de mercado: entender cómo funcionan las oportunidades de negocio y sus propuestas de valor, es imprescindible para trabajar en buenas y mejores estrategias de venta que posibiliten captar nuevos horizontes, en beneficio de la compañía.
  1. Mapear el customer journey: esto sirve para conectar a los clientes con el nuevo contexto innovador y a su vez, a éste con sus deseos, expectativas y necesidades, para así lograr priorizar las los puntos de atención y mejora.

El ciclo de vida de un producto: luces y sombras

El ciclo de vida de una flor sería algo así: una minúscula semilla enterrada a unos cuantos centímetros del suelo empieza a resquebrajarse. Al cabo de un tiempo dicha simiente explota y los primeros rasgos vegetales buscan salir a la superficie en busca de un baño de sol. Más tarde los pimpollos se transforman en flores encantadoras y elegantes. No obstante, en medio de tanta belleza, existe un riesgo aparente. ¿Riesgo? Sí, porque cuando el vegetal no recibe los nutrientes necesarios, es atacado por alguna clase de insecto, o bien, no es capaz de soportar condiciones climáticas adversas, la flor simplemente muere, y eso es todo.

Intentando dibujar una analogía de la vida real para hacer más accesible el tema de hoy, es que traemos a colación un evento de marketing que comparte características con el proceso de crecimiento de las flores, y que sin duda alguna, fuiste testigo -como consumidor- pero no te diste cuenta: el ciclo de vida de un producto.

Las etapas del ciclo de vida de un producto

Cada proyecto que está pensado para ser lanzado dentro del mercado, forma parte de un ciclo vital de tiempo en el cual nacen, crecen, maduran y mueren, desapareciendo por completo. 

En la actualidad somos testigos de la cantidad de productos o servicios existentes en supermercados, agencias, plataformas de streaming, fábricas y en muchos otros sitios. Tal como venimos hablando, el ciclo de vida de un producto es una herramienta que nos ayuda a identificar y clasificar la etapa en la cual se encuentra el mismo. Esta conceptualización fue instaurada por el economista alemán, Theodore Levitt, allí donde aseguró que al igual que los seres vivos, los productos y servicios cumplen con cada una de las etapas de desarrollo -ciclo de vida-.

Atendiendo a estas consideraciones, podemos decir que este ciclo de vida se puede dividir en las siguientes fases: introducción, crecimiento, madurez y declive.

El albor de una flor

En la etapa de introducción, el producto nace y por ello es necesario ocuparse de garantizar un gran primer lanzamiento al mercado. El trabajo consiste en dedicar una gran cantidad de recursos y esfuerzos para crear una identidad reconocible tanto del producto como de la marca. Aquí sucede que los clientes aún no conocen nada acerca del producto e incluso puede ser que ni siquiera exista una necesidad específica que justifique su aparición en las góndolas o en los anuncios publicitarios. En consecuencia, las primeras ventas suelen ser muy bajas, acompañadas de un crecimiento muy lento.

Para potenciar esta etapa dentro del ciclo de vida, es menester ocuparse de elaborar una campaña de lanzamiento efectiva y esto está dado porque las mismas son sumamente importantes para introducir el producto al mercado. En este sentido, el encargado de este plan debe asegurarse de encontrar el lugar físico y virtual ideal, además de cubrir una característica básica de cualquier producto primerizo, como ser la calidad de éste. Calidad es sinónimo de fiabilidad y seguridad en el consumo. Del mismo modo, innovar con algo nuevo siempre implica diferenciación, más aún cuando nos dirigimos a un mercado no saturado.

El pimpollo que ya no es pimpollo

Ahora bien, en la etapa de crecimiento el producto ya se encuentra en el mercado por lo que existe una gran probabilidad de que aparezca su competencia. En estos casos, el paso a seguir es diversificar la oferta con modelos complementarios de mayor calidad al original. En cuanto a la promoción, ésta debe estar enfocada en el incremento estratégico de los puntos de venta y los canales de distribución. Con el tiempo, el producto logra mayor reconocimiento, aumentando el interés de los consumidores, consolidando así su crecimiento. Este es el momento adecuado para que la empresa incremente la producción para satisfacer la demanda. El resultado: ventas en aumento.

Puro encanto y majestuosidad

Durante el período de madurez, el producto ya se encuentra consolidado, alcanzando los niveles más altos de producción y ventas. Algo que siempre sucede, tiene que ver con las acciones de marketing centradas en mantener la atención del mercado con el fin de alcanzar las ventas previstas. Con esto, las ventas empiezan a estancarse, los beneficios se estabilizan, las existencias aumentan y la producción satisface la demanda. 

Para alargar la permanencia de un bien comercial durante un ciclo de vida, las estrategias deben aplicarse a través de una mejora superior de calidad y modificación previamente analizada de las características actuales que ofrece el producto. Otras de las acciones que suelen tener participación en los planes de marketing en esta etapa, está relacionada con la rebaja de precios, incremento de los niveles de promoción y facilitar opciones de pago con el plus de los tan llamativos descuentos. Las mismas se tratan de tácticas muy beneficiosas si es que la empresa pretende entregar valor agregado y así generar una fidelización sólida para con sus clientes.

Una flor marchita

Como suele suceder, todo tiene un fin y el ciclo de vida de los productos no es la excepción. En la fase de declive, el producto pierde su atractivo para los compradores y las ventas caen rápidamente. Este escenario suele presentarse porque el mercado se encuentra saturado o porque la empresa no logra reducir los costos y los beneficios. Esto desencadena una imagen poco agradable -para los empresarios- en la cual ya no será rentable producir el producto. En estos casos, son muchas las incógnitas que surgen pero la más recurrente exclama: “¿qué hago con mi flor, la reanimo con más agua o la dejo ir?”. 

Antes de tener que tomar la decisión más difícil, contamos con ciertas herramientas que nos pueden ayudar a ralentizar el proceso de desaparición. Quizás este es el momento adecuado para aplicar ofertas y descuentos súper llamativos, con ayuda de estrategias publicitarias que comuniquen la oportunidad de conseguir el producto a un menor precio. Dentro del mensaje es totalmente válido resaltar las bondades adicionales del bien, tales como precio, comodidad, calidad, cantidad, etcétera.

En el peor de los escenarios de un ciclo de vida, si el equipo de ventas y marketing considera que no hay vuelta atrás, hay una forma muy elegante de retirarse de las tablas y se llama “retirada anticipada”. En esta parte del ciclo de vida, se trata de eliminar la disponibilidad del producto antes de que llegue a esta última fase para evitar generar una mala imagen hacia la empresa.

Ser y hacer Agile en el terreno del Project Management

To be or not to be agile, that's the question. 

What is more worthy the action of the spirit,

suffer the misinformation of unjust fortune,

or oppose the arms to this torrent of calamities,

and end them with proactivity and innovation?

Ser o no ser Agile. Esa es la cuestión, ¿no? En esta divertida adaptación del soliloquio más famoso del mundo -la obra teatral de Hamlet-, es donde buscamos reflejar el costado más sensible y poético de la agilidad. En sí, la agilidad deriva de la simplicidad como filosofía de vida. Tener sed de crear, ser permeable al cambio repentino, estar en constante búsqueda de encontrar el valor en las pequeñas cosas y potenciar a las personas dentro de su diversidad, son oraciones que de alguna manera le dan forma definida a lo que constituye la competencia de la agilidad o ser Agile.

Si nos atrevemos a responder la pregunta solitaria de Hamlet, pero en nuestra versión adaptada, sólo existe una opción para seleccionar: ser Agile. En el mundo actual, donde la moneda corriente es el dinamismo, las empresas que aún mantienen los sistemas de gestión tradicionales, deberían siquiera cuestionarse un poco más sobre qué es lo que quieren para sus compañías y hacia dónde apuntan: ¿realmente están donde siempre quisieron estar?  Por eso es que todos los caminos conducen a la agilidad.

Mucho Agile por aquí, mucho Agile por allá. ¿De qué se trata todo esto y por qué es tan útil para las empresas? Para adentrarnos en esta dimensión maravillosa de la innovación, conviene empezar por conocer un poco sobre su una de sus tantas áreas de aplicación, el Project Management (PM).

Project Management + Agile

Sean proyectos artísticos, de construcción, de tecnología o de ventas -sólo por dar algunos ejemplos- , son todos igual de importantes y merecedores de ser llevados a cabo. A nivel empresarial, por ejemplo, estos planes son importantes porque generan valor de negocio, es decir, un beneficio palpable desde lo tangible y lo intangible también.  Con esto nos referimos al prestigio de marca y todo el conjunto de valores que inspira tanto para sus clientes como para sus propios colaboradores. 

Cada vez más se necesitan obtener resultados en periodos de tiempo cada vez más cortos. Además los proyectos se desarrollan en entornos extremadamente complejos que afectan sin duda los modos de gestión. Estamos hablando desde el punto de vista técnico, económico, social, ambiental y político. 

En este escenario es donde aparece la figura del project management. El mismo se trata de la aplicación de conocimientos, habilidades, herramientas y técnicas a las actividades de un proyecto para cumplir con el objetivo definido dentro de un período de tiempo determinado.

El objetivo cuando se hace una gestión de proyectos es obtener un producto original y práctico que logre satisfacer la necesidad del cliente de tu empresa.

Ahora bien, ¿la agilidad cuándo aparece? El primer paso viene de adoptar una mentalidad ágil -descrita al inicio de la nota-, y en segundo lugar trae consigo su aplicación metodológica, es decir, el Hacer Ágil. Su utilidad real en estas circunstancias radica en brindar a las personas un punto de vista compartido para luego poder adoptar un enfoque específico, al momento de desarrollar productos y servicios en un entorno de trabajo

Sea cual fuere la organización, es menester de las mismas acompañar la transformación hacia la agilidad, especialmente si tenemos en cuenta que no sólo se trata de una forma de hacer sino de ser. Aquellas empresas que continúan manteniendo sus esquemas tradicionales seguramente se han preguntado en este tiempo, cómo es posible hacer el pasaje de una cultura organizacional instalada hacia otra totalmente distinta. Si bien es algo que puede inspirar un poco de miedo e incertidumbre, no debemos olvidar que todo lo que implique simplificación de pasos y reducción de tiempos, seguramente va a convertirse en un beneficio para cualquier compañía.

Todo se trata de ir paso a paso, respetando los procesos de cada área, tratando de contar con un equipo especializado en las metodologías agile que ejecuten acciones de mentoreo y asesoramiento.

Por eso es que si nos abocamos únicamente a lo procedimental, lo más probable es que los nuevos procedimientos que se hayan puesto en práctica terminen regresando a sus orígenes -lo tradicional- si es que la cultura organizacional nunca fue trabajada para virar hacia la flexibilidad. 

Por el contrario, si dichas creencias son más ágiles que los mismos procesos, estos tienden a agilizarse. En otras palabras, la visión colectiva de los equipos humanos que trabajan dentro de las empresas son las que van a determinar el grado de dificultad al que se van a tener que enfrentar los responsables al momento de efectuar la transición. 

El Hacer ágil implica un enfoque iterativo que se centra en la entrega de valor durante ciclos cortos de trabajo, para obtener feedback rápido por parte del cliente interesado y así luego lograr adaptarse mejor a los nuevos requerimientos.

En términos de project management, son 4 los mandamientos que configuran al proceso de gestión como un proyecto agile: 

Organizaciones que trabajan con estrategia: Sales and Operations Planning

Es sábado por la noche y la orquesta sinfónica -similar al funcionamiento de las organizaciones- está lista para dar su mejor espectáculo. Los músicos se encuentran dispersos a ex professo en un sitio determinado, cada uno con su partitura. Por allí están los instrumentos de cuerda, por allá los de percusión, más alejados los de metal y más adelante los de viento. 

Al frente de la orquesta, el director con batuta en mano, es el encargado de conducir al conjunto musical para efectuar la unidad interpretativa de la obra. Al mismo tiempo y de forma casi natural, busca potenciar la habilidad que cada artista tiene para ofrecer al público, logrando un rendimiento insuperable. ¿El resultado? Una puesta en escena exquisita.

Esta imagen que acabamos de relatar viene a ilustrar un poco lo que sucede en el rubro de las organizaciones con relación a la falta de comunicación que existe entre las áreas departamentales. Es una situación cotidiana de oficina que deviene en aumento de incertidumbre, alta probabilidad de riesgos, pérdida de tiempo y recursos, como así también en falta de compromiso y claridad con respecto a los objetivos.

La alineación entre departamentos es fundamental si una empresa quiere vender más. Es cierto que existen departamentos que necesitan estar más unidos que otros, pero eso no implica que no deba haber un ordenamiento conjunto si hablamos de organizaciones. Es por ello que dicha alineación departamental no es otra cosa que trabajar en conjunto mediante una alianza estratégica que permita la consecución de un fin establecido y compartido.

Teniendo en cuenta que situaciones como estas se vienen desarrollando desde los inicios de las primeras organizaciones, es notable la amplia diversidad de técnicas sistemáticas que ayudan a simplificar estos problemas. En este sentido, una de las más empleadas al día de hoy es la metodología Sales and Operations Planning -del inglés “Planificación de Ventas y Operaciones”-. 

Sales and Operations Planning en las organizaciones

Es una metodología de planificación estratégica que tiene por objetivo conciliar los pronósticos con los requerimientos financieros y logísticos. Este método surge como respuesta ante la comunicación entre departamentos de empresas. Funciona como un plan que involucra a todas las áreas de las organizaciones e integra sus planes de marketing dentro de los procesos de administración de la cadena de suministros.

La planificación de ventas y operaciones, también conocida como S&OP, tiene la misión de poner orden en el caos del mercado. Permite a las compañías ser proactivas, en lugar de reactivas, ante los cambios en el entorno empresarial. Si bien muchas organizaciones continúan administrando sus actividades de planificación de ventas y operaciones de una manera desorganizada e inconexa, muchas otras están recurriendo a la digitalización y, como resultado, ven una transformación y beneficios altamente significativos.

¿Por qué usar esta metodología?

Acerca de los beneficios de su aplicación en el mundo de las organizaciones, podemos mencionar alguno de ellos como el hecho de que mejora la transparencia a nivel departamental y comunicacional. Esto es posible ya que abre la posibilidad de crear un canal a través de un responsable de la coordinación de procesos que trabaja con los equipos de trabajo. 

En los procesos de toma de decisiones también tiene un impacto positivo debido a que los participantes cuentan con mejor información, a través de una economía del tiempo y del esfuerzo. Asimismo, mejora el control de tareas, por la simple razón de que esta metodología emplea un tablero de indicadores que atraviesa las áreas operativas e incluye las mediciones de resultados en el negocio.

Cómo funciona el Sales and Operations Planning

Una planificación de este tipo tiene la particularidad de ser tan sólida como los componentes que la componen. Una de las partes más importantes es el plan de demanda, que contiene pronósticos de ventas proyectadas. Para que el mismo contenga los datos e informaciones necesarios, se deben abordar una serie de preguntas clave como: 

Si bien el proceso de planificación de ventas y operaciones, dentro de las organizaciones, puede diferir bastante entre los diversos rubros del mercado, te acercamos a continuación, una guía general y práctica sobre los pasos que no pueden faltar en su implementación: 

  1. Recopilación/gestión de datos: en primer lugar se debe recopilar la información sobre ventas anteriores, analizar tendencias y luego armar sus pronósticos correspondientes. 
  2. Planificación de la demanda:  validar los pronósticos, comprender las fuentes de la demanda, y revisar las políticas de servicio al cliente. Capacitar en planes de promoción, eventos únicos y lanzamientos de nuevos productos y clientes.
  3. Planificación de suministro:  evaluar la capacidad de satisfacer la demanda revisando la capacidad disponible, el inventario y la programación de las operaciones requeridas. Establecer objetivos de inventario y planificar el suministro por nivel de carga y/o búsqueda de demanda.
  4. Reconciliación del plan (Pre S&OP):  unificar los planes de oferta y demanda con el área financiera.
  5. Finalizar y publicar el S&OP:  finalizar el plan y publicarlo para su debida implementación.

Dile adiós a las meetings aburridas

Es cierto que la palabra “reunión” puede tener cierta connotación negativa, especialmente si hablamos de trabajar en un entorno donde la clase de organigramas verticales abundan. Sin embargo, existe una enhorabuena y es que desde hace mucho tiempo anterior a la pandemia, un grupo de facilitadores se dispusieron a pensar y repensar maneras de agilizar las meetings, de forma que los equipos de trabajo encuentren en ellas un espacio de diálogo ameno, productivo y por qué no, divertido.

8.30 - “Wow qué interesante este tema, es muy útil”

8.35 - “Debo ser fuerte y mantener la calma”

8.40 - Empezás a prestar atención a una ranura de 3 mm de la pared nunca antes vista

8.45 - “¿Tendré mensajes sin leer?” (pensás impaciente)

8.50 - Descubrís que tu compañero de al lado está chequeando su casilla de mails

8.55 - Listo, te desconectaste…

Levante la mano al que nunca le pasó algo parecido a esto...

De esta manera damos la bienvenida a los superhéroes que hacen posible lo imposible, con ustedes señoras y señores, los facilitadores.

¿Pero quiénes son? Los facilitadores son agentes de cambio que estudian los elementos que contribuyen al aburrimiento, frustración y poca productividad dentro de las meetings laborales. Además de esto son los responsables de convocar encuentros laborales, buscando los mejores modos para transformarlos en algo sumamente estimulante y fructífero. 

Dicho en otras palabras, las personas que asumen este rol ayudan a los grupos a ser más efectivos, enriquecer su capacidad para colaborar, resolver conflictos y tomar buenas decisiones.

Los facilitadores efectivos cumplen - al menos - 3 roles cuando se encuentran trabajando con su grupo:

Asimismo, esta persona es la encargada de constatar que los colaboradores designados estén debidamente preparados para cumplir con sus respectivos roles de apoyo. Esto es definir quién va a controlar los tiempos o quién se va a ocupar de las cuestiones técnicas que puedan surgir, por ejemplo. 

Mientras las meetings se encuentran en sus primeros minutos, el papel de facilitador cumple la labor de responder cualquier clase de preguntas que exista respecto del proyecto a trabajar. En consonancia con esto, otra situación en la que esta persona debe enfocarse es hacer correcciones de comportamiento cuando sean requeridas, o también monitorear el estado anímico del equipo.

Radiografía de las mejores meetings

Es frecuente que las meetings sean una pérdida de tiempo y energía para quienes fueron convocados a ser partícipes de un proyecto. Para revertir este patrón de comportamiento en cualquier organización, los líderes necesitan tener la mentalidad y competencias de un facilitador de procesos. Un líder que reconoce que se necesita de la contribución de todos para ser efectivos, es un profesional que va a saber planear reuniones, donde la inteligencia colectiva sea el catalizador de soluciones ante los nuevos retos.

La facilitación requiere un conjunto de habilidades técnicas y blandas que sin problema alguno se pueden entrenar durante las meetings:

Branding en la construcción: edifica el ADN de tu empresa

“Eres para mí, me lo ha dicho el viento, eres para mí, lo oigo todo el tiempo…”

de la canción "Eres para mí" de Julieta Venegas

Sí, la tarareaste y eso está muy bien. Suena de fondo una melodía pegajosa y divertida que nos sumerge en una historia de encuentros y desencuentros: el famoso y aclamado “no te veo pero siento que estás ahí”. Quieras o no, cuando las cosas son ineludibles, no hay manera de escapar de lo que está destinado a ser, y más aún si está fríamente calculado.

Con artilugios encantadores y mágicos, el branding se comporta como el starter pack de toda empresa que busca resaltar y adquirir un diferencial frente al resto de la competencia. Más aún, el ecosistema perteneciente al negocio de bienes raíces y construcción viene a constituir el sitio perfecto para aplicar estrategias que brinden un reconocimiento orgánico y eficaz entre los clientes y sus productos favoritos.

En sí, el branding tiene la particularidad de envolver diversas tácticas provenientes del área de Marketing con la finalidad de conectar a las marcas con sus destinatarios a través de la confección de una experiencia completa. En la misma no sólo intervienen aspectos visuales como pueden ser una tipografía especial o un color determinado, sino también todo el behind the scenes, que tiene que ver con el armado del mensaje inconsciente que la firma pretende transmitir. 

Definido de una manera más formal, podemos decir que el branding es el proceso de creación, construcción, maduración y desarrollo estratégico de una marca. Se trata de un circuito constante - hasta filosófico se podría agregar - en donde los objetivos de una compañía son susceptibles de ser moldeados para así perpetuar su permanencia en el tiempo.

Esto es posible a través de un trabajo introspectivo que el equipo de marketing debe realizar, determinando y estableciendo cuál va a ser la identidad de la marca, cuál es su propósito en este mundo, y a quiénes se dirige. A estas conclusiones se llegan respondiendo las siguientes preguntas: ¿quién soy?, ¿cuál es mi misión?, ¿cuáles son mi valores? y ¿cuál es mi público objetivo? 

Jeff Bezos, CEO de la empresa de comercio electrónico Amazon, supo declarar que “el branding es lo que la gente dice de vos cuando no estás en la habitación”. ¿Qué tan cierto es esto? Veamos…

La promesa de marca 

Una de las mayores ambiciones en el ejercicio del branding es el control total de lo que la gente dice y lo que no sobre una empresa. Por eso es que en este proceso no sólo participan los especialistas en mercadeo, sino también los propios consumidores que adjuntan sus percepciones personales, inaugurando significaciones de marca minuto a minuto. Por eso se concluye que se trata de un ciclo bilateral. Claro que estas acciones son fruto de la conciencia ingenua de la mente humana.

A propósito de la temática branding, la película protagonizada por Will Smith y Margot Robbie bajo el nombre “Focus”, en una de sus escenas hace alusión justamente a este fenómeno que mencionamos: el estafador profesional -Smith- se encarga de “programar” la mente del apostador a través de la identificación y repetición del número 55. ¿Qué sucedió? Finalmente este último optó por el número objetivo y el personaje interpretado por Smith terminó logrando su cometido.

El universo de la construcción, sin problema alguno, tiene todas las de ganar para hacer uso de estrategias de branding que generen una promesa de valor y comprometida para con los clientes fieles y potenciales que se hayan dispersos en el mercado. Se trata de establecer una conexión en primer lugar, emocional y en segundo lugar, racional para comunicarles que la empresa es lo que están buscando si es que se encuentran indecisos.

La cuestión está en que las piezas que contienen la propuesta corporativa encastren perfectamente con las piezas que traen consigo las impresiones de las personas. ¿Buscas materiales de buena calidad y al mejor precio para tu hogar o negocio?  Mi empresa es tu solución.

Elementos que no pueden faltar dentro de tu estrategia de branding

  1. Tono de voz: es importante que tu marca se diferencia de las demás de una manera única
  2. Calidad: es mejor hacer poco contenido relevante a elaborar tácticas de poca consistencia que no hagan más que corroer la relación con tus stakeholders.
  3. Pertinencia: si tu mensaje carece de valores con los cuales las personas sean libres de identificarse, no tiene sentido alguno. Aprovechar los puntos de encuentro con tu audiencia, es la opción más inteligente al momento de trabajar el branding.
  4. Constancia: es altamente recomendable insistir y recordar a los clientes que estás ahí, marcando presencia, ya que de lo contrario, podrías correr el riesgo de desaparecer.
  5. Oportunidad: el contexto es clave para determinar los canales de comunicación y tiempos adecuados que propicien una recepción exitosa de tu ADN empresarial.

Tips para mejorar tu estrategia de branding

En el caso de que seas una un arquitecto, ingeniero civil, diseñador de interiores o empresa de la rama de bienes raíces que busca obtener un buen posicionamiento y que además, pretende establecer un diálogo cercano con su público, presta atención a las siguientes recomendaciones: