Las 6 bases de la metodología del trabajo colaborativo

junio 9, 2022

Compartir esta nota

Cuando las personas se abren a colaborar en diferentes proyectos se produce la alquimia ideal para mejorar la productividad y creatividad en la empresa.

La innovación es posible gracias a que cada participante aporta ideas desde su conocimiento y experiencia. 

Para que las dinámicas colaborativas tengan fluidez, hay que ir paso a paso, con una organización que estructure cada intervención.

Las 6 bases que se transitan en el proceso de colaboración en equipo son:

1- Base de reconocimiento.

 Cómo trabajar en equipo para la eficiencia y rapidez.

Si un individuo realiza una tarea que está dentro de su expertise, puede lograr el objetivo, pero si se añade a un proyecto la perspectiva de otros, el trabajo puede resultar más rico en contenido e innovación.

Las diferentes experiencias y puntos de vistas, de los miembros del equipo alimentan al proyecto aportando valor y rapidez.

Si cada persona está dispuesta a colaborar y compartir el mismo objetivo se puede lograr y agilizar ese trabajo poniendo en  práctica la metodología de colaboración en todas sus bases.

En los equipos existe una síntesis de experiencias, perspectivas diferentes e ideas únicas. La perspectiva de una persona desafía la de otra y abre una discusión, al llegar a un acuerdo, se avanza en las metas del proyecto.

El éxito de una empresa u organización se traduce en las personas, que al trabajar juntas como un equipo, sea de forma remota o presencial, pueden lograr mejores resultados y crear más impacto, que al trabajar de forma individual.

2- Base de comunicación.

La importancia de trabajar en equipos con conexión y confianza

Un equipo con una buena comunicación, donde cada persona practique la escucha activa y aporte desde su conocimiento y experiencia, logra conectarse entre sí, y a través de esta conexión es posible llegar con éxito a resultados y objetivos en común.

Para establecer una conexión positiva cada persona debe sentirse segura y en confianza para dar sus opiniones, la psicología y emociones juegan un papel importante que hay que tener en consideración.

Una dinámica que permita una colaboración grupal efectiva, tiene en cuenta un espacio de tiempo con metas cercanas, que a modo de “juego”, incorpora la experiencia lúdica, donde se permite a las personas aportar y opinar sin la presión de estar rindiendo un examen, más bien, sintiéndolo como un juego donde nadie pierde y todos ganan. 

En una investigación de Google con respecto a los equipos colaborativos, se descubrió que, si bien la seguridad psicológica era el factor más importante, la confianza era un aspecto crítico de los equipos para un alto desempeño.

Crear confianza es una tarea que requiere de respeto, hacer preguntas, responder a dudas, mantener el trabajo de cada miembro y del grupo de forma organizada.

El éxito de un proyecto nace a partir de integrar las ideas, no imponerlas.

3- Base de compromiso.

El compromiso del equipo con el trabajo colaborativo 

Cada idea se tiene en cuenta como posible solución y se toman decisiones que aporten a la  causa en común que tienen como equipo.

Con el respeto mutuo se pueden lograr grandes cosas y alcanzar objetivos beneficiosos para toda la compañía y para cada individuo. 

Con una base sólida hecha de compromiso y confianza, el equipo logra la actualización persiguiendo su propósito, creando juntos y logrando un impacto.

En este nivel, la sinergia de un grupo va más allá de la capacidad de lo que cualquier individuo podría lograr solo.

A nadie le gusta sentir que está haciendo todo el trabajo solo, tampoco sentir que su buen trabajo ha pasado desapercibido.

En los reportes diarios y semanales además de comunicar el avance o las dudas, se debe ayudar aportando claridad y soluciones a los problemas, así se prepara el escenario para el reconocimiento, que influye en el compromiso del equipo.

Trabajar con mente innovadora requiere ver los problemas como aprendizajes y oportunidad de crecimiento. Desarrollar cualquier tipo de proyecto con una actitud positiva y  optimista marca la diferencia, la cantidad de ideas que se generan es mayor y la experiencia del trabajo mejora.

4- Base del entorno.

Los entornos colaborativos en los grupos de trabajo

Un proyecto próspero se logra en espacios de trabajo colaborativos en condiciones óptimas.

El lugar en común, ya sea físico, digital, o una combinación de ambos;  aporta lo necesario para una buena comunicación y conexión entre las personas. 

La oficina es hoy una solución obsoleta, muchas distracciones y contratiempos pueden ocasionar un desempeño lento.

La mayoría de los trabajadores en campos de la tecnología desde hace varios años prefieren trabajar en remoto.

Utiliza las herramientas online disponibles para la organización y comunicación del equipo.

El uso de archivos compartidos ayudan a los equipos remotos a conectarse.

Las plataformas diseñadas para la organización aportan agilidad a los trabajos en línea.

Los equipos colaborativos deben tener un propósito significativo o complejo como para beneficiarse de la colaboración:

Una campaña de lanzamiento de marca, un estudio de branding y marketing, un desarrollo web o la creación de un nuevo servicio o producto; requiere de un grupo de personas que trabajen en conjunto y sean especialistas en cada área.

La pasión por trabajar juntos muere en el momento que se hace de cada tarea una tarea grupal, tomando en cuenta que no todo proyecto es colaborativo.

Es recomendable mantener un equipo de personas con pocos miembros (hasta 6), los grupos pequeños trabajan mejor, ya que cada individuo puede ser escuchado y la dinámica se torna más rápida que en los equipos grandes con más miembros.

El tiempo es otro factor a regular dentro del entorno colaborativo.

Las experiencias más productivas se hacen posibles cuando el tiempo es tratado e integrado de forma sincrónica y asincrónica.

Si el tiempo que toma un proyecto se administra con intención, valorando los aportes de cada integrante del equipo y el tiempo que se invierte en alcanzar las metas, se logra llegar a deadlines, o plazos considerados desde los objetivos.

En los entornos de trabajadores remotos en colaboración, el tiempo difiere para cada uno. Poder trabajar juntos desde zonas horarias y distancias geográficas diferentes es posible en la actualidad, gracias a las medidas de tiempo flexibles, que incluyen la sincronicidad y asincronicidad dentro del trabajo en equipos.

La rutina provoca estancamiento a la innovación.

No siempre asignes los mismos tipos de proyectos a las mismas personas: mézclalos para obtener mejores resultados. 

La colaboración no es solo delegación o asignación de tareas. Asignar proyectos que sean interesantes como un descanso de lo mismo de siempre, intercalando temas y estructuras influye en una colaboración más creativa.

¿Qué proyectos y compañeros de trabajo podrían beneficiarse de una nueva perspectiva en colaboración?

5- Base de organización.

Liderazgo y gestión de equipos colaborativos

Identifica las fortalezas individuales del entorno colaborativo manteniendo una mente abierta.

Para promover la colaboración, forma equipos con personas que se complementen entre sí.

Discernir qué miembro del equipo puede aportar a qué otros y viceversa, con las tareas apropiadas que se adapten a sus habilidades, es un factor importante a poner en juego.

Que tu equipo sepa que sus esfuerzos no se dan por sentado.

Con expectativas realistas y objetivos claros el equipo podrá concentrarse más en las tareas y la toma de decisiones.

El grupo trabaja con la oportunidad de compartir ideas, recibir devoluciones, apoyo para las mismas, y tener un panorama claro de los objetivos.

Aclara los objetivos a cada miembro del equipo teniendo en cuenta sus roles, responsabilidades, necesidades de aprendizaje, y expectativas.

La colaboración ayuda a las personas a aprender unas de otras.

Gestionar grupos de trabajo requiere de una vocación de integración, un deseo profundo de comunicar las metas y objetivos para lograr materializarlos y convertir tu trabajo en un beneficio que tenga valor. 

El objetivo general de todo equipo es contar con ese punto de vista en común, de crecimiento y valoración.

6- Base de medición.

Evalúa y analiza los resultados de la colaboración en equipo

Para mejorar y crecer hay que saber qué está fallando y qué está funcionando.

Mide los datos de manera responsable, respetando la privacidad, y prueba la eficacia de la colaboración.

Ayuda a detectar tendencias en el diseño y contenido, promueve la organización y brinda información sobre cómo el trabajo colaborativo impacta en la empresa y cómo se puede mejorar.

Aumenta la producción creativa dándole a tu equipo la mayor libertad posible, eso no significa que perderán de vista los objetivos. Al saber qué tipo de impacto se busca, cuál es su importancia y cómo medimos los resultados, hay un compromiso equitativo en el grupo.

Trabaja junto al equipo de manera productiva, al darles un objetivo común y metas alcanzables, incentiva la colaboración y creatividad.

Realiza mediciones periódicas  y analiza los resultados.

Algunas estrategias de marketing requieren de meses para ver metas alcanzadas que suelen dar beneficios a largo plazo. Otras estrategias en cambio pueden recibir resultados medibles a corto plazo y necesitar de constantes actualizaciones.El trabajo colaborativo en equipos permite el crecimiento de tu empresa, si quieres aplicar esta metodología y buscas un facilitador que te guíe de manera personalizada, contáctanos, estamos para colaborar.

Compartir esta nota

Leer más notas

Coworking en un templo japonés: el Hacker Dojo

Leer articulo

Inside Sales, un nuevo trabajo ha nacido

Leer articulo

Design Sprint: el día que LEGO revolucionó su organización

Leer articulo

No te pierdas

Suscríbase a nuestro boletín mensual para recibir las últimas novedades directamente en su buzón de correo.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram